Una de las cosas que más disfruto cuando tengo un destino decidido, es la preparación del viaje. Empieza como un juego porque me encanta, y así comienzo a investigar cosas sobre el lugar, si voy con la idea de trabajar en algún reportaje o proyecto comienzo a preparármelo bien, a trabajar los contactos, buscar alojamientos y planificar una posible ruta a seguir… aunque luego dejo muchas cosas abiertas a la improvisación. En esa labor de investigación, hay una cosa que me gusta mucho hacer y que considero fundamental: buscar libros que hablen de ese destino. 

Pueden ser novelas o historias de ficción ambientadas en el lugar, artículos y libros de no ficción que me pongan en situación del contexto social, político o cultural, libros escritos por autores de ese país, un especial de una revista o una visita a una librería de viajes. Poco a poco, la lectura me ayuda a sumergirme en el destino de manera que cuando llega el momento del viaje en sí, yo ya tengo diferentes aproximaciones a ese lugar.

Estas son algunas de mis recomendaciones para quienes busquen ideas para preparar un viaje a alguno de estos destinos, o para pasar el tiempo confinado en casa. Son libros que me gustaron especialmente o que considero interesantes para aproximarse a ese lugar. También hay algunos que tengo en la lista de pendientes pero que creo que merecen la pena. Evidentemente, no es una lista cerrada, por lo que la iré actualizando periódicamente, y está abierta a cualquier sugerencia que la enriquezca. Me apetece mucho descubrir sobre todo, mujeres escritoras, poetas o periodistas.

Malawi y Tanzania. El verano pasado estuve recorriendo estos dos países en transporte público. Estos son algunos de los libros que más me gustaron a la hora de preparar ese viaje.

  • Ébano, de Ryszard Kapuscinski es un clásico. Más allá de los debates que puedan haber surgido sobre el autor, es un libro imprescindible para conocer la historia reciente y los cambios que sufrieron muchos países africanos con la descolonización a mediados del siglo XX. Su descripción del centro Dar Es Salaam y cómo consigue salir de Zanzíbar me acompañaron muchas tardes en la costa tanzana.
  • Javier Reverte y su trilogía africana. Me tiré muchos veranos de mi adolescencia leyendo sus aventuras africanas. «El sueño de África» (1996), «Vagabundo en África» (2000) y «Los caminos perdidos de África» (2002)
  • África Adentro, de Xavier Aldekoa y Alfonso Armada. Es uno de los libros de Voces 5W, una colección de pequeñas joyas editada por Revista 5W.
  • Ya que estamos, Xavier Aldekoa. Me encanta su trabajo y recomiendo cualquiera de sus tres libros (Océano África, Hijos del Nilo e Indestructibles). Paradójicamente, apenas tiene historias sobre Tanzania y no tiene de Malawi, pero creo que su mirada a la hora de acercarse al continente africano bien merece la pena.
  • El tiempo detenido y otras historias de África, de Lola Hierro. Me encanta la frescura con que Lola narra sus viajes, y este libro recoge algunas de sus mejores historias.
  • En Lower River, de Paul Theroux. Theroux es un escritor que me gusta bastante, pero reconozco que en esta historia ambientada en Malawi no logró engancharme y que dejé el libro a la mitad. 
  • Investigando sobre autores de Malawi, conocí a Upile Chisala. Es una poeta joven de Malawi que vive en Johannesburgo y que ha sido todo un descubrimiento.
  • En Lilongwe estuve charlando con Shadreck Chikoti, un escritor malauí con una amplia obra, centrada sobre todo en ciencia-ficción

Lisboa. Eterna ciudad melancólica, la capital portuguesa es mucho más que saudade, sardinas y las fiestas de Santo Antonio. Y si no, pásense por el barrio de Intendente.

  • Fernando Pessoa y José Saramago son dos clásicos para acercarse a la literatura portuguesa y a esta ciudad. Lisboa, de Pessoa, es un libro pequeño que deja ese sabor de la Lisboa de hace ya casi un siglo.
  • Invierno en Lisboa, de Antonio Muñoz Molina. Una historia de amor, intriga y antros de música jazz.
  • Sostiene Pereira, de Fernando Tabucchi. La historia de Pereira nos acerca a las calles de Lisboa, a los comienzos de la dictadura de Salazar y a esa Europa a punto de entrar en la II Guerra Mundial.
  • Djidiu, a heranca do Ouvido (VVAA) Es una antología que reúne poemas de autores negros (en portugués). Conocí a una de las autoras, Carla Fernandes, una de las veces que estuve en Lisboa. Me gustó por ser un libro perfecto para empezar a conocer la importancia y el valor de la historia africana de Portugal.
  • Lisboa extramuros (1415-1580), de una colección llamada Memoria de las ciudades que sacó Alianza Editorial. Una joya histórica que se centra en la época de expansión del imperio portugués.

 

Brasil. Es un país enorme, inabarcable en su tamaño y con mucha riqueza cultural y natural. Estuve recorriendo Pernambuco (sobre todo Recife y Puerto de Gallinas) y Paraíba, estados del nordeste brasileiro. Estos son algunos de los libros que más me gustaron para acercarme a la complejidad de su historia.

  • Capitanes de ArenaGabriela, clavo y canela de Jorge Amado son dos novelas que reflejan perfectamente la vida alrededor de Salvador de Bahía y la realidad de los meninos da rua. Amado es nordeste brasileiro.
  • Brasil, país de futuro de Stephan Zweig. Zweig huyó de la Alemania nazi y se instaló en Brasil, dando una visión utópica e idealizada del país (en contraposición a una Europa en guerra). Recoge muy bien la riqueza de la historia, cultura y sociedad en Brasil y aunque fue escrito en los años 40 del pasado siglo en muchas cosas sigue siendo actual.
  • Brasil: una biografía de Lilia M. Schwarcz y Heloisa M. Starling. Es un volumen enorme, interesante para el que quiera entender el contexto y la historia brasileña pero muy extenso y técnico en algunos apartados.
  • Descubrí a Clarice Lispector después de volver de Brasil, y me enganchó por la forma de escribir de esta escritora brasileña de origen ucraniano.

Estambul. Capital de oriente y occidente, la ciudad de las dos orillas del Bósforo tiene 3 nombres e incontables historias, como la del barrio judío de Estambul.

  • Estambul de Orhan Pamuk. Es una preciosa novela donde el premio Nobel cuenta la evolución de la ciudad de manera paralela a su vida como ciudadano estambulí. Destila amor por la ciudad y se sale de la visión turística y frecuentada.
  • De parte de la princesa muerta, de Kenizé Mourad. Lo devoré uno de los veranos de mi adolescencia. Es una novela que cuenta la historia de la hija del último sultán del Impero otomano, perfecta para las tardes largas y calurosas.
  • La democracia es un tranvía. El ascenso de Erdogan y la transformación de Turquía, de Andrés Mourenza e Ilya U. Topper. Es un libro para entender a la Turquía de hoy día. Pone en contexto la realidad política actual, la evolución del gobierno de Erdogan y el rol que juega el islam en Turquía.
  • «Cartas desde Estambul» de Mary Wortley Montagu. Este lo tengo pendiente y me apetece mucho leerlo.