En México la muerte no asusta. Aquí, durante dos días conviven la vida y la muerte en una celebración, que con diferentes variantes según regiones debido al sincretismo de diferentes culturas y tradiciones, se celebra en todo el país.

El Día de Muertos en México es una de las festividades principales en el país nortearmericano. Llama la atención tanto por la celebración, colorida y vistosa, como por todo lo que representa. La barrera entre la muerte y la vida desaparece en unos días donde la gente celebra y recuerda a sus seres queridos, acercándose a ellos y festejando la vida con ofrendas, dulces (el famoso pan de muertos, o lascalaveras de azúcar), baile, o con ironía, como la que se percibe en las calaveritas, pequeños versos ocurrentes dedicados a difuntos o personajes importantes.

Esta manera de entender la muerte, rompiendo tabúes y haciendo que sea algo cercano, vivido por todos los miembros de la familia, choca con la manera que tenemos en España de celebrar esas fechas donde están más vinculadas a la sobriedad, oscuridad, silencio y recogimiento que a una fiesta.

Al hablar con Anthony O. Goriaïnoff, un periodista que vivió varios años de su infancia allí, comenta, “México es una sociedad que vive con un pie en este mundo y un pie en el otro. Aquí en España se tiene más miedo, más morbo al hablar de los espíritus o del más allá. Allí es algo más normal”.

El Día de Muertos, aunque hay diferentes opiniones, tiene su origen en una mezcla de las culturas precolombinas con la tradición cristiana que celebra el día 1 de noviembre a Todos los Santos y el 2 a los Fieles Difuntos. En la etapa evangelizadora en México se intentó aunar las celebraciones paganas que conmemoraban a los ancestros y el final de la cosecha del maíz, con la tradición cristiana, dando lugar a una fiesta muy particular, enriquecida por la tradición y las diferentes culturas indígenas que juntas dan una visión de la muerte alegre y cercana. Por todo ello, la Unesco lo declaró patrimonio cultural inmaterial de la humanidad en el año 2008.

Las fiestas indígenas dedicadas a los muertos, y concretamente esta celebración, según Priscila M. Ramírez, museóloga mexicana y experta en patrimonio cultural inmaterial, tal y como la practican las comunidades indígenas, “contribuye a reforzar el estatuto político y social de las comunidades indígenas de México.” Asimismo, añade, “este encuentro todos los años entre los pueblos indígenas y sus ancestros cumple una función social de gran importancia al afirmar el papel del individuo dentro de la sociedad.

Al ser una de las festividades más tradicionales del país, es curioso ver cómo lo viven los mexicanos fuera de su país. Bares, restaurantes, asociaciones mexicanas o instituciones culturales varias engalanan sus altares, decoran con imágenes de la Catrina de Posada u organizan actividades para todo tipo de públicos, abriendo las puertas de esta fiesta a otras culturas.

No obstante, en los últimos años ha aumentando la tendencia de celebrar Halloween por estas fechas. Cada vez son menos los que van a los cementerios, imponiéndose una fiesta anglosajona pensada para los niños por encima de otras tradiciones. Anthony confirma este parecer: “hoy en día existe bastante sincretismo entre las diferentes celebraciones. Si eres un niño de una “familia bien”, te hará más ilusión que te disfracen de Halloween a que tu abuela te regale una calaverita de azúcar.”

Sin embargo, no todos piensan igual. En opinión de Priscilla, este tipo de celebraciones que nada tienen que ver con la tradición mexicana, junto con la falta de medidas de apoyo o de compromiso hacen que la celebración originaria se vaya diluyendo y que pierda su fundamento y sentido.

Lo que es cierto es que este fin de semana México se ha vestido del color naranja de las flores de cempaxúchitl. Del blanco de las calacas. De los coloridos trajes y flores que se veían por sus calles, por los cementerios, en sus altares y ofrendas. Este fin de semana se celebraba el Día de Muertos. Y el país entero era una fiesta.

Algunas de las actividades previstas para el mes de noviembre 2015 sobre el Día de Muertos mexicano en Madrid.

Eventos organizados por el Instituto Cultural de México.

Programa de actividades de la Colonia mexicana. Con altar de muertos dedicado a la Época de Oro del cine mexicano.