Viaje a Cabo Verde. Isla de São Vicente

Dos niñas a la salida del colegio. Mindelo, Cabo Verde (2010)

Cabo Verde es un país africano formado por un archipiélago de islas en mitad del Océano Atlántico, aproximadamente a la altura de Senegal.

Cabo Verde está formado por 8 islas grandes y otras muchas más pequeñitas. Sin embargo, no todas las islas están habitadas. Al ser de origen volcánico y tener un clima muy cálido con poca lluvia, apenas algunos animales viven en las islas más pequeñas.

Para llegar a Cabo Verde desde Europa solo se puede desde Lisboa, así que el recorrido que tuve que hacer fue Alicante-Madrid-Lisboa-Sal-San Vicente (Mindelo), con Iberia y TACV, la compañía aérea caboverdiana. Hay 2 horas menos de diferencia horaria con España.

La población de Cabo Verde es mayoritariamente mestiza. Mezcla por un lado de la colonización portuguesa y por otro de los esclavos traídos del continente africano. Nada más aterrizar, una bocanada de aire húmedo con olor a salitre me da la bienvenida. Estoy en la isla de San Vicente: Mindelo, São Pedro, Calhau… y luego visito también en la de Sal y en Praia. Cabo Verde tiene playas rocosas, de agua fresca y limpia, y montañas oscuras que se cubren con la arena dorada del Sahara que trae el viento cuando sopla desde el este. Aunque es una tierra sedienta que espera con ansia la temporada de lluvias, en los puntos más altos se puede encontrar una neblina húmeda y pequeños cultivos de los agricultores de la zona, pero no dejan de ser minoritarios. El problema de la sequía y la sobreexplotación de los acuíferos en un conflicto por la falta de sostenibilidad que supone.

En parte por la insularidad y distancia del continente, Cabo Verde es un país que vive de la importación, donde casi todo lo traen de fuera. Sin embargo, la materia prima principal es lo que produce la pesca, y tanto el pescado como el marisco son frescos y deliciosos. En general, toda cocina es muy sabrosa, (en parte similar a la del nordeste de Brasil, por la herencia africana de la esclavitud). Es muy típica la cachupa, un plato muy consistente pero sabroso, y como muchos otros países africanos, atención al picante (piri-piri), porque es muy fuerte. También es muy común en las comidas probar el licor/aguardiente típico: el grogue/grog.

Tiene el encanto de la calma y la tranquilidad de un país tropical. Todo va con mucha tranquilidad, casi como una filosofía de vida. De aquí es Cesaria Évora, gran cantante caboverdiana. Es frecuente el turismo o voluntariado en Cabo Verde relacionado con las tortugas marinas, que vienen a desovar en las playas de estas islas, pero debe ser en otro momento del año porque ahora no encuentro nada de información sobre estos animales. Me gusta la mezcla de culturas, llena de matices africanos y vestigios portugueses de este pequeño país balado por las olas en mitad del Atlántico.